aceptación

Aceptación De Uno Mismo.

estrenoskhumbacebrarayas01

Aceptación De Uno Mismo.

En éste post, hablaremos de algo que en palabras suena muy bonito, la aceptación de uno mismo. Para ello tenemos que ser nuestros mejores amigos y acompañarnos nosotros cuando estamos decaídos, fallamos y no damos la talla esperada por nosotros mismos ante la mirada de los demás. Nos hemos construido una imagen perfecta que mostrar al entorno y al no cumplirse caemos en la trampa de la no aceptación de nosotros , nos volvemos exigentes con nosotros y esto lo reflejamos en la exigencia proyectada en los demás.

Ya sé que esto en palabras queda muy bonito, pero a ti lo que te sigue preocupando en este momento es el grano que te salió en la cara, o no caerle bien a tus amigos, o no rendir lo que se espera de ti en los deportes y/o en la escuela o en el trabajo. Sin embargo, piensa si es de utilidad quedarse ahí sentado (a), preocupado (a) por lo que no tienes o no eres, o es mejor aceptarte como eres y luchar por cosas importantes como tus ilusiones y metas. Si vas por la vida tratando de ganar amigos con quejas y lamentándote de tu persona, quizá logres lo contrario, que la gente se aleje de ti por pesado (a). Si en cambio, te valoras a ti mismo (a), te quieres y cuidas, puede ser que contagies a los demás de las ganas de vivir y de ver las cosas de forma positiva. ¡TU ELIGES!

TU ERES ÚNICO (A) , eso te haces especial, eres TU MISMO (A) con tus defectos y tus cualidades. Se tu mismo con todas sus consecuencias.!!!

Tampoco se trata de que seas conformista y pases de largo cosas que te gustaría y puedes mejorar o cambiar. Por ejemplo, si no te gusta tu peso, vigila tu alimentación. Si quieres ser menos tímido(a) trabaja en tu persona, en tu seguridad: prepara, por ejemplo, bien una lección y levanta la mano cuando quieras participar en clase. No temas al ridículo. Todos tenemos derecho a equivocarnos. Unas veces te tocará a ti, otras a tus compañeros. Además si estás relajado (a) y concentrado (a) en lo que estás haciendo todo saldrá bien.

Cuando rehusamos aceptar la esencia de quienes somos, estamos poniendo a un lado nuestra propia autoestima y estaremos rechazando el valor de nuestra existencia. Continua adelante, no pretende ser ya eres.

La incertidumbre a la no aceptación de quienes somos, nos agrupa en los siguientes conceptos:

– Copiones

-Imitadores

-Celosos

-Envidiosos

-Defraudados

-Carencia de la materia prima de la autoestima.

-Ausencia de energía y pensamiento positivo.

_Etc.

“Tenemos que aceptarnos nosotros mismo, para poder ser aceptado por los demás”. Autor: Ray Bueno

 Tenemos que estar bien claro con el factor convivencia y ser capaces de coexistir felizmente con nuestros semejantes. Si la aceptación se desvía de este concepto, significa que no nos estamos aceptando tal como somos. De una forma perseverante debemos de insistir en nuestra aceptación ya que ésta sería la única manera de vivir en armonía con nuestro entorno y sus componentes.

Acéptate tal como eres: ” si eres de baja estatura, si eres muy alto/a, muy flaco/a, muy gordo/a, si tu color de piel no es el que tu quieres tener, tus ojos, tu nariz, tu boca, tu cara, etc.

Una vez que tu logres poner en perspectiva de una forma balanceada de quien tu eres y la misma sea aceptada por ti mismo; esta decisión te ayudará a ser una persona equilibrada, en donde se comienzan a abrírsete puertas, que tu ni siquiera tenías idea de que las mismas existían. Ahora puedes aceptarlas críticas de una forma inteligente, responder asertivamente con palabras envueltas en emociones balanceadas; porque estaría en capacidad de poder definir la distancia y profundidad del concepto expresado. Sabrás distinguir lo tuyo de lo de los demás, de sus proyecciones.

No podemos culpar o distorsionar la herencia genética de nuestros progenitores, a ellos tampoco se le dio la oportunidad de elegir.

Porque ellos fueron, ahora somos nosotros y si ellos no hubiesen existido, tampoco nosotros.

Es una decisión y responsabilidad nuestra de ser quienes queremos ser, aceptándonos : ” no como quisiéramos ser, sino como realmente somos”.

El saco de las programaciones ( padres) que cada de nosotros lleva en su espalda, una vez que alcancemos nuestra adultez, es nuestra responsabilidad de determinar quienes queremos ser y esta decisión la podemos ser más viable, si aceptamos quienes verdaderamente somos.

En la aceptación es donde tendrías la oportunidad de ver todos tus ingredientes positivos de tu interior y así podrá manejar mucho mejor la percepción de tu propia realidad con sus limitaciones.

Muchas personas son terriblemente exigentes con los demás para luego darse cuenta de que la exigencia hacia sí mismos es desgarradora. La necesidad de perfección propia es tan alta que es imposible poder alcanzar ese ideal, por lo que la sensación de culpa y la desilusión con uno mismo es enorme, el autocastigo es desgarrador con ese constante “debería de” o “y si…” ¿quién puede ser feliz así?

aceptación
aceptación uno mismo

Uno de los puntos que habría que trabajar para poder ser feliz es aceptaros tal y como sois, perdonar vuestros errores y aceptar vuestras propias imperfecciones, quereros un poco más por como sois y quienes sois, no por esa persona perfecta e inexistente que se supone que deberíais de ser. Valoraros y podréis aprender a valorar a los demás, a la vida, a cuanto tenéis, y estaréis a un paso de la felicidad.

Sé más indulgente. La idea que tienes de ti mismo(a) es de todo punto inexacta y no refleja bien tu apariencia real. Y por supuesto que no corresponde con la imagen que los demás se hacen de ti. Sigue estos consejos y constrúyete una imagen positiva.

1 – ¡Acéptate tal como eres!

Para ser uno mismo, en primer lugar hay que aceptarse tal cual..

2 – ¡Piensa un poco más en ti!

Se puede pensar en uno mismo sin ser egoísta. Aprender a reservar tiempo para ti mismo es esencial y te permitirá conocerte mejor y aceptarte. ¡Mímate un poco, te ayudará a levantar el ánimo!

3 – Deja de hacer dietas milagrosas, evita el efecto yoyó.

Las dietas que haces con frecuencia te hacen perder peso, pero solo temporalmente, ya que sueles acabar recuperándolo. Los cambios drásticos de peso pueden ser perjudiciales para la salud. Y además el sentimiento añadido de frustración y de impotencia que suponen contribuye a deteriorar aún más la imagen que tienes de ti mismo(a). Olvídate de esas dietas milagrosas que te prometen resultados increíbles sin esfuerzo, y opta por una alimentación ligera, pero equilibrada.

la semana. No olvides que la moderación es la clave del éxito, y que también te puedes permitir algunos caprichos sin tener que hacer de ello un drama.

5 – ¡Muévete!

Si el deporte no adelgaza, sí que contribuye a mantener una salud estable. Cuando te mueves quemas más calorías que cuando no haces nada. Así que, oblígate a ponerte en marcha: camina, haz bicicleta, practica la natación en familia o con amigos. La actividad física es saludable tanto para el corazón, como para el ánimo. Practícala sin moderación…

aceptación 6 – ¡Relájate!

Tómate tu tiempo y desconecta. Deja de darle vueltas a las preocupaciones cotidianas. Elige un lugar tranquilo y agradable en el que te sientas cómodo(a). Abre tu mente y déjate llevar.

7 – ¡Cuida tu armario!

El tiempo que le dedicas a tu armario refleja cómo está tu autoestima. Ponte ropa que te haga sentir bien y que resalte tus encantos. Atrévete a ser original con las formas y los colores. Invierte en ti: nuevo peinado, nuevo color de pelo… y sobre todo no te olvides de sonreír: es bueno para ti y para los que te rodean.

8 – Lo más importante, ¡sigue siendo tú!

Haz las cosas simplemente por placer, porque te apetece. Ante todo, no intentes imitar a los demás. ¡Al contrario, sé tu mismo(a)!

Descubre tu verdadera personalidad y muéstrala a los demás.

aceptación