equilibrio

Equilibrio Emocional, Como Ser Feliz.

equilibrioCómo Ser Feliz: Equilibrio Emocional.

En éste post hablaremos sobre que es vivir en equilibrio emocional, y su manifestación en nuestras vidas. La salud mental positiva,  se manifiesta cuando existe un equilibrio entre nuestros deseos y realidades, vivimos armónicamente con nuestro entorno y con nuestras posibilidades psíquicas, físicas y económicas. Es decir, nos acercamos al equilibrio emocional cuando hemos aceptado que tenemos limitaciones (de salud, de integración social, etc.) y hemos logrado una adaptación sana a nuestra realidad. Esto no supone una acomodación a nuestras deficiencias, sino más bien un intentar crecer, pero desde la propia realidad de cada uno.

Este es el camino para llegar al equilibrio emocional y a la salud mental, que es una realidad dinámica, no estática, y, por esto, debemos cultivarla todos los días para no caer en el malestar o en la locura, propiamente dicha. El equilibrio emocional como objetivo no es un proceso lineal y ascendente sino más bien se representa por una línea quebrada, con sus más y sus menos, que convierte la biografía de cada uno de nosotros en una historia de avances y retrocesos, de estar sanos mentalmente y estar menos sanos, donde lo que cuenta es cómo vamos superándonos como personas, es decir, nuestros pequeños y grandes logros cotidianos.
formiga
Por esto podemos afirmar que la salud emocional  es un ‘equilibrio inestable’, que se puede perder y también recuperar. Una persona sana mentalmente, no es la que no tiene problemas, ni angustias, sino aquella que ha sabido mantener un equilibrio entre sus deseos y la realidad, entre sus proyectos y sus capacidades, entre sus necesidades y sus posibilidades, entre su dependencia y la relación con los demás. Sabremos, pues, si una persona tiene un alto nivel de equilibrio emocional por su estabilidad en su vida cotidiana y por su capacidad para afrontar los contratiempos diarios. Una persona que tiene un optimismo realista.
La felicidad es algo muy subjetivo, pues cada sujeto encuentra la felicidad en un lugar distinto y puede entender la felicidad como algo completamente diferente. Esto implica que no hay una receta única para ser feliz, sino que cada uno ha de encontrar su receta personal; aun así, vamos a indicaros algunos aspectos que queremos que os inviten a pensar y reflexionar sobre vuestra forma de vivir la vida, para alcanzar esa felicidad deseada.
A grandes rasgos, podríamos pensar que la felicidad es un estado dFDFe equilibrio emocional en el que uno puede surfear sobre las emociones etiquetadas como “negativas” y zambullirse alegremente sobre las “emociones positivas”.
Es poder encontrar el equilibrio en lugar de vivir en una constante montaña rusa emocional que desgasta y confunde.

¿Qué es lo que verdaderamente te hace feliz? ¿El éxito laboral, la fama, una buena posición económica, ser amado, tener amigos, disfrutar de los viajes, poseer un coche último modelo, tener una casa propia espaciosa y confortable? Añade a la lista todo lo que crees que te haga feliz.
Y ahora responde: ¿Qué sucedería, si de golpe alcanzaras todo lo que ahora encuentras necesario para ser feliz….y lo perdieras de la noche a la mañana? ¿Guardas por si acaso mañana…?
Si amas la vida, comenzarías de nuevo. Pero para construir la verdadera felicidad, tu felicidad interior, que no depende de las circunstancias, te propongo adoptar un nuevo estilo de vida.
Más que el éxito laboral, te propondría disfrutar el trabajo y a la vez superar el miedo al fracaso.foto-3ª-entrada-blog-pilar-fernandez-coach-740x4101Más que obsesionarte por la fortuna, agradecer por lo que tienes. Más que enorgullecerte por tener muchos amigos, cultivar la amistad. Más que perseguir el amor de una persona, repartirlo entre muchas. Más que dejar tu felicidad en manos externas a tu ser interior, disfrutar con la maravilla que la vida te regala: los amaneceres, los atardeceres, la lluvia, el viento, el sol, el canto de las aves, el arcoíris, la tormenta; todo lo que te traiga el momento presente.
Ahora, con los ojos cerrados, visualiza la infinitud del cielo, todo ese espacio inmenso lleno de luz que va más allá de tus ojos físicos. Permite que tu mente se haga una con esa imagen, abriéndote y expandiéndote más y más. Fluye por ese espacio y abandónate en él.

Empieza poco a poco :

¿Qué me gusta hacer?
¿Qué me hace reír?
¿Qué me hace sentir bien?
¿Qué me llena de paz?

“Si lloras porque no puedes ver el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.

Con esa frase de Tagore, el poeta y filósofo indio “No esperes que la felicidad llegue por sí sola. Empieza a crearla.”