REYES MAGOS, ILUSIÓN Y CONSCIENCIA.


En este post hablaremos de la importancia de celebrar los reyes magos de forma consciente tanto para los más pequeños, como para los padres como para el planeta en general.

Tambien hablaremos del consumismo y de las alternativas que tenemos para conservar la ilusión en los reyes magos y además con caer en un consumismo frenético.

Para estas fechas, los comerciantes utilizan campañas publicitarias o promociones tan “atractivas” que a muchos se les hace imposible caer en la trampa del consumismo.

El gran bombardeo publicitario empieza mucho antes de que llegue los reyes , y por lo general, quienes inician con este acecho son las fábricas de juguetes, que a través de sus coloridos y divertidos comerciales intentan atrapar a los niños para que estos a su vez arrastren a sus padres a comprar el producto como regalo de reyes.

Por ello los reyes Magos se ha convertido en una única finalidad, el consumir.

Nuestra responsabilidad es cambiar esta conciencia colectiva.

Nuestra tradición es muy clara, con la llegada de los Reyes, se acostumbra a regalar juguetes a los niños en la noche del 5 de enero, para que el 6 puedan tenerlos entre sus manos.

¿Qué pasa con los padres , esos Pages que regalan ?

Los padres tienen que ser conscientes y no caer en el delirio consumista que los dominará y tristemente los llevará a perder la esencia de esta tradición, dando paso a regalar cosas que al niño no le serán de utilidad, ya que será un juguete de moda costoso que abandonará a los dos días de tenerlo, o mejor aún, recibirá un regalo tecnológico para demostrar que se está a la moda con todos los demás.

Creo que nos queda claro que nadie con dos dedos de frente le regalaría un iPhone a un niño de diez años, bueno que hay excepciones que confirman la regla, o algún otro artículo que a su edad simplemente no necesite.

Algunos hijos son el reflejo vivo de sus padres, son el exponente perfecto de que la sociedad consumista, aquella que devora productos sin llegar a disfrutar de ellos, que propugna el consumo acelerado de mercancías desechables y las relaciones de usar y tirar, tiene su futuro asegurado.

Desafortunadamente muchos padres enseñan a los niños a ser consumistas casi desde que nacen, se les enseña a asociar afecto con mercancías, a identificar dinero con cariño e incluso a chantajear.

Cabría decirles a estos Reyes Magos que ningún regalo caro sustituye a una carencia emocional.

La frase tan trillada de “regale afecto no lo compre” se debería apreciar, sin embargo ante tanto padre ausente y desconectado de sus hijos, estos últimos a falta de afecto, cada vez desearán más cosas materiales, y como estas jamás les proporcionarán lo que en el fondo ansían, sin saber siquiera que lo ansían (me refiero al amor y cariño de papá y mamá), el resultado es que cada vez desearán más en una espiral consumista sin control: un iPhone 5S en lugar de un 5, porque este ya está pasado de moda. Pero  a quienes primero deberíamos educar es aquellos Reyes Magos que compran sin parar, dejando sus tarjetas a tope con tal de demostrar que ellos pueden dar felicidad.

Más de una vez me he preguntado si el padre busca en realidad la felicidad del niño, o solo quiere mostrarle a su vecino que en su casa los Reyes Magos fueron “más generosos”, y dejaron cosas más caras que en las casas de todos los demás Lo que le puedo decir es que eduque a su hijo si aún esta pequeño en los valores de compartir y convivir, más adelante se lo gradecerá y no sabrán el mayor regalo que le han hecho a sus hijos, el saber sostener la frustración del no.

REGALANDO ILUSIÓN

Los reyes Magos, es noche de ilusión, de no dormir esperando los regalos al día siguiente. A esa ilusión, se une la magia de Los Reyes Magos y al protagonismo de los más pequeños de la casa (y su profunda inocencia con respecto a este tema).

Más allá de lo que se pueda pensar, la fantasía es un elemento muy importante si hablamos del desarrollo de los niños. Es protagonista de la futura personalidad del mismo. Soñar despierto perdurará en la adolescencia y la madurez. Recuerda: el que se queda sin recuerdos en la infancia, no será tan creativo de mayor.

Eso sí, debe quedar claro que siempre tenemos que acompañar al niño en el proceso de darse cuenta de que todo es ficción y hacerle ver que si hemos mantenido la “mentira” ha sido, en gran parte, para conservar su ilusión intacta.

Además, pese a que todos nos hemos sentido decepcionados cuando lo descubrimos de pequeños, volvemos a confiar en la ilusión de esta noche para transmitirla de generación en generación.

Verónica Rodríguez Orellana, directora y terapeuta de Coaching Club explica, “Las razones para que esta tradición perdure en el tiempo se puede localizar en el aura de felicidad, esperanza e imaginación que provoca, esencialmente en los niños; en la importancia del hecho de creer en algún firme convencimiento y en mantener viva la ilusión, por más artificial que esta resulte. Como decían nuestras abuelas, que los niños conserven la inocencia, que ya habrá tiempo para que la pierdan”.

REGALANDO VALORES

Muchos padres podrían regalar a los niños la enseñanza de saber apreciar su vida, de valorar el hecho de que han nacido en un país en donde hay paz social, donde si se quiere se consigue trabajar, en donde no tiene que irse a la guerra desde pequeños o casarse antes de los 10 años porque así lo dictan las reglas de su sociedad. Siempre he dicho que el mejor regalo que se puede hacer a los niños y niñas es el cariño incondicional, un bien escaso y que no se compra con dinero, debemos empezar a educar a nuestros hijos en valores sólidos y firmes.

Los niños de ahora son la generación que podría cambiar el futuro y la clave para transformar esta conducta está en la educación.

Empezar por comprar de forma responsable y enseñar a los más pequeños a vivir con austeridad, marcarán las diferencias para la festividad de los reyes  de un futuro próximo.

Esta educación debe empezar desde el hogar, disminuyendo las listas de regalos y comprando lo que realmente se necesita. El siguiente paso será distinguir entre aquellos productos que se rigen por el comercio justo y promueven la sostenibilidad. Debemos enseñar a los menores a cuidar de lo que tienen y de lo que les rodea.

Evitar la sobreexposición de los niños a las campañas publicitarias de reyes y hacerlos comprender que el consumismo tiene repercusión más allá de sus vidas.

El medioambiente y el sistema actual de producción serían razones por las que es necesario inculcar un consumo responsable.

En definitiva, educar a unos niños más responsables y comprometidos, hará que sean más felices. Se convertirán en adultos con valores y principios.

Otras consecuencias asociadas a la compra compulsiva en Navidad

Además de afectar a los valores y a la educación de los niños, perpetuar el consumismo en Navidad supone una problemática que tenemos que enfrentar con urgencia:

El consumismo excesivo genera grandes cantidades de residuosque terminan en la basura. Entre otras muchas consecuencias, contribuimos al cambio climático, a la contaminación y al derroche de recursos energéticos. Esta situación se acentúa con las compras online: la necesidad de transportar el regalo hasta los hogares, dan como resultado una mayor huella ecológica. Con acciones tan sencillas como no comprar bolsa, contribuiría a disminuir la cantidad de plástico desechado.

Han aparecido tendencias de consumo que se basan en el minimalismo y la integridad, más conscientes del mundo que nos rodea.

Fabrica tus propios regalos. Es mucho más satisfactorio regalar algo a lo que le has dedicado tiempo, esfuerzo y cariño. Fabricar algo con tus propias manos no solo contribuye a la cultura del reciclaje y a la economía circular, sino que ayudará a ahorrar en estas fechas difíciles.

  • Elige experiencias antes que productos. Los nuevos consumidores están convencidos de que lo importante es disfrutar de las cosas y no tener la propiedad. Además, apostar por las experiencias disminuye una de las consecuencias más importantes del consumismo en Reyes: la generación de residuos. Regala experiencias en familia , viajes ,excursiones, recuerda el corazón y las vivencias es lo único que nos llevamos, lo material se queda aquí en este plano.
  • Regala formación para su futuro. Como ya hemos mencionado anteriormente, la educación es realmente importante para las generaciones venideras. En una sociedad altamente competitiva, la solución es prepararse y crecer tanto personal como profesionalmente. Y una de las mejores formas de combatir el consumismo en Reyes es regalar futuro.Regala formación en inteligencia emocional y talleres de motivación, regala salud mental, para que sean unos verdaderos lideres en sus ámbitos laborales y educativos. Regala amor a si mismo y educación emocional. Para más información cursos y talleres web cuidado emocional .